Prepararse para una entrevista de trabajo

Cuando tengo que ir a una entrevista de trabajo, me pongo nerviosa, la noche anterior a la entrevista no duermo bien, repaso mentalmente todo  mi currículo, intento imaginar las preguntas que me puedan hacer…  Y cuando finalmente llega el dichoso momento, me quedo en blanco o hablo más de lo que quisiera, se me nota la ansiedad…¿Te suena?

Pensar en una entrevista de trabajo es, indudablemente, empezar a sentir nervios. Esta serie de procesos en los que debes responder a una lista de preguntas a la persona que te entrevista esperando encontrar el error en tus respuestas, es tan inquietante  como necesaria.
La entrevista laboral es el proceso previo para obtener un empleo en prácticamente todas las empresas. Estas deciden contratar a un empleado  confirmando con estos encuentro, que el futuro empleado posee las cualidades necesarias para adaptarse a la empresa. miran tanto tu formación profesional como tu comportamiento.

 

—> ¿Cuales son las reglas básicas a seguir  cuando buscas trabajo?
  • Utilizar un correo electrónico con tus nombre y apellidos
  • No llegar tarde
  • Mantener el contacto visual con la persona que te entrevista
  • Saludar con un apretón de manos firme y fuerte
 —> No parecer desesperado.

Deben verte seguro de ti mismo. Tienes que ser capaz de nombrar tus fortalezas y poder explicar al entrevistador porque eres el candidato idóneo para este puesto. No te limites a responder con si o no y muestra interés por la empresa.

 

 —> No ocultar quién eres.

Muestra a tu entrevistador que, además de un excelente profesional, eres una estupenda persona. Tus valores pueden aportar mucho al trabajo, y eso mismo es lo que quieren ver desde Recursos Humanos.

 

 —> Estudiar la empresa.

Antes de asistir a una entrevista de trabajo, es fundamental que conozcas la empresa que ofrece el puesto. Deberás estudiar su historia, su misión y su visión para estar listo ante cualquier pregunta. Deberás investigar a fondo la compañía y mostrar al entrevistador tu propósito  para crecer conjuntamente con la empresa.

 

 —> Cuidado con tus redes sociales.

La mayoría de los departamentos de Recursos Humanos examinan los perfiles sociales de los candidatos que desean optar a un puesto de trabajo en su empresa. Una buena razón para no darte el trabajo seria leer que desacreditas a un antiguo jefe o que criticas tus anteriores compañeros. Controla lo que escribes o las fotos que pones en tus redes sociales si quieres conseguir el puesto. 

 La noche previa a cualquier entrevista de trabajo puede ser el momento ideal para finalizar la preparación del encuentro con el entrevistador

En ocasiones los nervios del candidato pueden hacer de esta noche un verdadero infierno, en el que se repite preguntas acerca de lo que puede salir mal. Es normal que esto ocurra, y de hecho los nervios podrían considerarse como algo positivo pues demuestran interés, aunque es importante no dejar que arruinen la situación.

Para que esto no ocurra, existen determinadas medidas que pueden tomarse la noche anterior. Te contamos algunas para que sepas cómo prepararte si tienes una entrevista mañana mismo:

 —> Imprime copias de tu currículum vitae.

Nunca sabes si serás entrevistado por más de una persona, así que debes prepararte por si acaso,  o si por alguna razón se daña la que pensabas presentar. Nunca sobran las copias. Imprime al menos 5 currículos para estar seguro de cubrir todos los posibles imprevistos que se presenten en tu entrevista.

—>  Prepara tu ropa.

Te ahorrarás el estrés de la mañana y la pérdida de tiempo en detalles que puedes resolver con antelación. Así que, dedica la noche previa a la entrevista a planchar la ropa que llevarás el día siguiente. Es importante que vistas acorde al puesto que desempeñarías en la empresa si te cogen. Siempre se agradece una vestimenta formal, un peinado sencillo y un maquillaje natural.

—> Planifica tu desayuno.

No te saltes el desayuno. Es la comida más importante del día. Planificar tu desayudo con antelación te ahorrara el estrés de la mañana. Ademas estarás cargado de energía antes de salir de tu casa. Esto puede mejorar tu rendimiento.

—> Prepara el trayecto hasta el lugar del encuentro.

Establece a qué hora debes salir para llegar con tiempo, qué medio de transporte utilizarás, cuáles son las alternativas que posees en caso de que tu idea principal fracase y el camino que en definitiva tomarás para llegar a la esperada entrevista.

 —> Investiga a tu entrevistador.

Puede que no sepas quién es, pero con un poco de ingenio y ayuda de Internet seguro encuentras alguna referencia sobre entrevistas en la empresa, o sobre la persona encargada del departamento de Recursos humanos. De este modo podrás hacer una investigación previa, y quizá hacerte una idea de sus gustos o técnicas, o simplemente asistir a la entrevista un poco más informado sobre la persona con la que hablas.

 —> Repasa las preguntas y sus respuestas.

Este es un paso fundamental para completar la preparación, en el que el candidato debe ser lo más exhaustivo y sincero posible. Será útil para este paso saber cuáles son las preguntas más difíciles que pueden surgir y cómo hay que responderlas; Pero también es importante conocer aquellas preguntas que son ilegales y que ningún futuro empleador debería hacerte:

  • Edad
  • Estado civil o situación personal
  • Preguntas personales
  • Discapacidad
  • Nacionalidad o raza
  • Religión o política

Que NO decir en una entrevista 

—> No tengo debilidades. Mi única debilidad es que trabajo demasiado.

Además de que todos tenemos debilidades, el trabajo duro debe ser considerada una virtud. Es preferible ser honesto y aclarar nuestras debilidades, antes que quedar como mentiroso y arrogante. Nadie quiere contratar a alguien que se cree perfecto.

 

—> Fui despedido pero no fue mi culpa.

No asumir responsabilidades y errores suele ser arriesgado en una entrevista de trabajo. Es evidente que algo ocurrió para que uno sea despedido.

 

—> He hecho eso muchas o pocas veces.

Generalizar sobre cierta información importante,  parecerá que escondes información y que estas mintiendo.  Mal vale que seas sincero y especificar cuánto sabes en realidad.

 

—> Soy bueno en esto, aquello, y eso también.

Una acción vale más que mil palabras. No sirve de nada asegurar que eres perfecto en todo. Tampoco te cualifica para el puesto, a menos que lo comprueben.

 

—> He pasado por momentos duros.

La persona que no entrevista no nos conoce y no va a ser solidaria con nuestras penas porque no le importa. Todo el mundo pasa por momentos difíciles alguna vez en su vida. Mas bien, corres el riesgo de ser descalificado en el proceso de selección.

 

Que NO hacer en una entrevista. 

Muchas veces cometemos errores que provocan que nos rechacen directamente de una entrevista de trabajo. La entrevista no es la única etapa en el proceso de selección, pero hay que superarla. Para afrontar este encuentro,  unos optan por mejorar sus debilidades, otros prestan atención a aspectos a los que normalmente no otorgamos importancia como la postura,la muletillas en el lenguaje, el vocabulario, y en general la comunicación no verbal.

Tener confianza en uno mismo no lo es todo. Debes saber proyectar lo mejor de ti mismo y todos tus conocimientos. Es fundamental que  des una respuesta verídica sobre las preguntas que te hacen sobre tus estudios y tu experiencia laboral. En el tiempo que dure tu entrevista tienes la oportunidad de darte a conocer y presentarte como un candidato atractivo para el empleador.

 

—> Llegar tarde.

Es una de las cosas que peor impresión dan. Antes de comenzar ya estás ofreciendo una mala imagen de ti.

 

—> Nada más iniciar la entrevista, preguntar por el salario, los beneficios y las vacaciones.

Es evidente que es un tema importante; pero debes dejarlo para el final y mostrar mayor interés en las motivaciones y expectativas del trabajo. Frases como: “Necesito saber el salario, para mí eso es lo principal” o “¿antes de empezar quisiera saber cuál es el salario de este trabajo?”, no son positivas y pueden eliminarte del proceso directamente.

 

—> Hablar mal del jefe o los compañeros de tu anterior trabajo.

Si lo haces, corres el riesgo de ser descalificado desde el primer momento.

 

—> Descuidar tu vocabulario

Evita las expresiones coloquiales.

 

—> No cuidar tus gestos

El lenguaje no verbal es analizado en una entrevista de trabajo. Por ello, es mejor que evites hacer gestos o moverte continuamente, cruzarte de brazos, recostarte demasiado en la silla o mostrarte frágil.

 

—> Mostrarte desafiante

Siempre debes mostrarte amable. ¡Siempre!

 

—> No adaptar tu perfil al puesto

Aunque seas el mejor de los candidatos para el puesto, si no adaptas tu perfil y tu currículum a las características de la vacante que se necesita ocupar, no tendrás muchas posibilidades.

 

—> Responder sobre las debilidades y fortalezas cosas que no tienen relación con la oferta, que no dicen nada de ti en el ámbito laboral o que son cuestiones excesivamente personales que no es necesario que compartas con el entrevistador.

 

—> Provocar interrupciones.

Asegúrate de tener el móvil apagado. En el momento de la entrevista no debe de haber nada más importante que la propia entrevista.

 

—> Responder de forma muy escueta o de manera muy extensa.

Debes ser concreto, directo y con ideas claras. Practicar previamente posibles respuestas, te ayudará a argumentar de mejor forma tus opiniones.

 

—> No te muestres desanimado ni pesimista.

No es el momento ni el lugar para ello, todo lo contrario. Energía y entusiasmo es lo que se busca en los candidatos.

La entrevista es la primera impresión que el evaluador tendrá de ti y será determinante en la decisión que tome, por eso hay que evitar cometer estos errores.

 

Preguntas que deberías hacer al final de la entrevista

Al final de cada entrevista , tienes la oportunidad para preguntar lo que quieras. No la desaproveches. ¿Hay algo más de la empresa que quisieras saber? o ¿qué más podría decirte? son las dos preguntas más frecuentes con las que suele terminar una entrevista de trabajo. Como aspirante, seria bueno que respondieras con preguntas inteligentes que te permitan saber más sobre la empresa. Lo que preguntes será tan determinante para darte o no el puesto como lo que contestes. Y si no haces preguntas, el entrevistador concluirá que no estas interesado en el cargo y estarás descartado.

 

—> ¿Qué es lo más crítico que debería saber sobre la posición?
—>¿Cómo es un típico día en la compañía?
—> ¿Cuáles serán las prioridades de la firma para el próximo año o dentro de dos años? 

Te permitirá saber cuáles son los planes de la empresa en el departamento para el que estás aplicando.

—>¿Qué es lo que te gusta más de trabajar aquí? 

Si ha tenido una buena experiencia posiblemente compartirá contigo las claves de la empresa e información sobre su funcionamiento. Por el contrario, si contesta que no sabe o hace una pausa, quizás lo mejor es que no aceptes el puesto.

—>¿Cómo describirías la empresa? 

Esto te permitirá saber si la misma se ajusta a tu estilo de vida y gustos.

—>¿Cómo planea la compañía hacer frente a la competencia en los próximos años? 

Haciendo esa pregunta podrás demostrar al reclutador que te has informado sobre la industria.

 

—>¿Cuáles son las claves que un aspirante debe tener para alcanzar el éxito?

   

¿Tienes una entrevista pronto? Cuéntame tu experiencia. Te leo en los comentarios

Descarga mi ebook gratis ahora

Responsable: Valérie Calveyrac
Finalidad de los datos: Enviarte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España)
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

No te vayas sin tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.