En mi post anterior, hable del poder del Razonamiento Inverso.  Hoy  profundizare un poco más sobre  el Pensamiento Inverso. Como emprendedor, tener la capacidad de pensar tanto hacia delante como hacia atrás, te brinda una cierta ventaja  ante tus competidores…

El Pensamiento Inverso  es la habilidad para concebir ideas ingeniosas y creativas para enfrentar y resolver problemas, generando creencias potenciadoras que desaten la ejecución de acciones solidificadoras.

Como puedes ver, la definición involucra cuatro elementos esenciales:

  • 1. Habilidad para concebir ideas ingeniosas
  • 2. Enfrentar y resolver problemas
  • 3. Generar creencias potenciadoras
  • 4. Ejecutar acciones  solidificadoras

1 – Habilidad para concebir ideas ingeniosas: 

Tener iniciativas imaginativas, innovadoras y creativas que faciliten la solución divergente de problemas para  concebir ideas que se salgan de los patrones de la lógica y de los estándares formales y lineales de pensamiento.

Por ejemplo.: Todos sabemos que 1+1 es igual a 2, pero, según como se mire puede ser igual a 11, a 1, o a 0¿Cómo puede ser esto? 
Si se reemplaza el signo más (+), por una conjunción o una preposición, el resultado cambia, si bien no en las matemáticas, sí como respuesta mental que abre otras comprensiones y posibilidades de diversificar la forma de pensar las cosas:  1 y 1 = 11; 1 o 1= 1; 1 sin 1 = 0.

Así de sutil es el P+1: Un mínimo cambio en la perspectiva de observación y comprensión de las situaciones provoca un resultado absolutamente diferente al convencional. No necesariamente mejor o mas eficaz, pero sí ineludiblemente más amplio y diversificado. Este solo hecho brindará mas opciones para tomar una decisión o estimulará la generación de nuevas y mejores respuestas.

2. Enfrentar y resolver problemas: 

Todas las personas tienen problemas de mayor o menor magnitud, entonces el P+1 no niega la existencia de los problemas, más bien promueve la adopción de actitudes y posturas personales más proclives a la proactividad, para enfrentarlos y resolverlos exitosamente, partiendo de una premisa inspirada en la Programación Neurolingüística (PNL): “Los problemas son propósitos mal formulados”.

A modo de ejemplo, tomaré una posible afirmación de una persona con el ánimo por los suelos,  a la que se le puede aplicar el Pensamiento Inverso. ¿Cómo aplicarías el Pensamiento Inverso a esta afirmación, “no tengo a donde ir”, para convertirla en un propósito? 

Te invito a hacer este ejercicio, antes de seguir con los otros dos elementos esenciales, que tratare en el  próximo post:

PROPÓSITOACTITUD Y POSTURA PERSONAL QUE PROMUEVES

Hola, soy Valérie Calveyrac

Creadora  de las webs por2cuenta.com y experimentopanzergeist.es.

Me gusta dar largos paseos con mis perras por los campos  para después relajarme en el sofá con un zumo recién exprimido viendo una película de acción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies