Cada día que pasa es único e irrepetible. No lo desperdicies con enfados inútiles, peleas que no llevan a ninguna parte, o quejas sin sentido. Empéñate en disfrútalo como si fuese el penúltimo día de tu vida y no pierdas la sonrisa, porque no hay RESET que valga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies