5 maneras de superar el agotamiento del espíritu empresarial

El espíritu empresarial es una experiencia rica y gratificante que lleva a muchos propietarios de negocios a una verdadera satisfacción profesional por primera vez en sus vidas aunque exige sacrificio y compromiso. Puedes establecer tu propio horario, hacer tus propias reglas y convertirte en un maestro de tu propio destino, pero esas ventajas no están exentas de un coste asociado.

El espíritu empresarial es una experiencia rica y gratificante que lleva a muchos propietarios de negocios a una verdadera satisfacción profesional por primera vez en sus vidas aunque exige sacrificio y compromiso. Puedes establecer tu propio horario, hacer tus propias reglas y convertirte en un maestro de tu propio destino, pero esas ventajas no están exentas de un coste asociado.

Como propietario de un negocio, los rigores y  las tensiones diarias del trabajo comenzarán a afectarte. El agotamiento puede convertirse en una espiral descendente: te sientes quemado y evitas tu trabajo. Entonces, te sientes culpable por evitar el trabajo, por lo que asocias más sentimientos negativos al trabajo, lo que hace que sea más probable que continúes evitando el trabajo.

El consejo típico para superar el agotamiento es:

Tomate un descanso.

Para la mayoría de propietarios de pequeñas empresas, eso no es una opción. Por supuesto que preferirías estar de vacaciones en las Islas Fiji durante un par de semanas pero tienes responsabilidades que no se pueden descuidar.  El agotamiento es desgraciadamente muy común entre los empresarios. Después de meses o años de esfuerzo constante, es natural que comiences a sentirte agotado o frustrado con tu negocio. Pero si deseas evitar o mitigar ese agotamiento y permanecer interesado en tu trabajo, prueba estas estrategias a largo plazo:

—>  Fíjate expectativas realistas.

El agotamiento es producto de la fatiga y / o la decepción. La fatiga tiende a ocurrir cuando se trabaja durante demasiado tiempo sin resultados satisfactorios, y la decepción suele llegar cuando la realidad no alcanza tus esperanzas. Ambas son productos de establecer expectativas elevadas o poco realistas para ti mismo.

Por ejemplo, si se dice que tu producto debe lanzarse antes de fin de mes (cuando tres meses es más razonable), podrías agotarte apresurándote para hacer las cosas. Si se dice que tendrá un gran éxito en el primer año (cuando tres años es más razonable), te sentirás agotado cuando no se cumpla tu objetivo a pesar de tu arduo trabajo.

La solución es establecer expectativas más conservadoras para ti y tu negocio, en términos de objetivos, esperanzas, tareas diarias y todo lo que se encuentre en medio.

—>  Establece límites.

Ser emprendedor es una opción tanto de estilo de vida como profesional. Cuando te conviertes en empresario, las líneas entre tu vida laboral y tu vida personal se difuminan. No hay nada intrínsecamente malo en esto, y algunas personas realmente funcionan mejor con esta configuración, pero si quieres evitar el agotamiento a largo plazo, necesitarás establecer límites reales para ti mismo.
Los detalles de esos límites dependen de ti: es posible que no recibas llamadas relacionadas con el trabajo después de las 7de la tarde de lunes a viernes, o que solo trabajes un número determinado de horas durante el fin de semana. Independientemente de los límites que establezcas, que sean firmes y conocidos.

—>  Cambia tu rutina.

Como con cualquier trabajo, el agotamiento se puede establecer como un producto de una rutina predecible. En general, los empresarios usan tantos sombreros y manejan porciones de tantas responsabilidades que una rutina repetitiva y predecible no es un problema; aún así, enfrentar el mismo desafío o tratar con las mismas personas de manera regular puede tener un efecto negativo en ti. Afortunadamente, tienes mucha libertad como empresario.
Si te encuentras odiando cierto tipo de tarea, delégalo a otra persona. Si necesitas un cambio de escenario, intenta trabajar en un lugar público o  desde tu casa en lugar de la oficina. Añade variedad en tu trabajo diario donde puedas encontrarla, y no tengas miedo de reclutar a tus socios y empleados para que te ayuden a dividir el trabajo.

—>  Recuerda por qué empezaste.

Es fácil perder de vista tus motivaciones originales cuando comienza el agotamiento, pero recordar esas razones puede ser justo lo que necesitas para superar los momentos más difíciles que enfrentarás a lo largo de tu viaje.

Por ejemplo, si te convertiste en empresario por el horario flexible, tómate unos días para experimentar con el lujo de un horario abierto. Si te convertiste en emprendedor  porque querías decidir por ti mismo, toma decisiones pequeñas pero importantes que no podría decidir en otro lugar, como volver a decorar tu oficina o dejar que todos tus empleados se vayan a casa temprano.

—>  Tómate tiempo libre.

Esta es la forma más poderosa de evitar el agotamiento, y es la que la mayoría de los empresarios no ven. Porque te apasiona tu trabajo o te comprometes con tus objetivos, te atrae una cultura que te obliga a trabajar demasiadas horas al día y muchos días a la semana. Tomate fines de semana reales fuera del trabajo. Vete de vacaciones.

No tienes excusa: si no haces descansos reales, tu agotamiento es inevitable.

Si puedes emplear estas estrategias de manera consistente a lo largo de tu viaje como empresario, deberías lograr evitar el agotamiento, o al menos sus peores efectos. Todos los empresarios se enfrentarán a pruebas y desafíos casi constantes, pero los empresarios exitosos resistirán la tormenta y saldrán victoriosos.

Mantente firme ante la adversidad, sé lo suficientemente flexible como para adaptarte a las nuevas circunstancias y no habrá nada que te impida tener éxito.

Como propietario de un negocio, los rigores y  las tensiones diarias del trabajo comenzarán a afectarte. El agotamiento puede convertirse en una espiral descendente: te sientes quemado y evitas tu trabajo. Entonces, te sientes culpable por evitar el trabajo, por lo que asocias más sentimientos negativos al trabajo, lo que hace que sea más probable que continúes evitando el trabajo.

El consejo típico para superar el agotamiento es:

Tomate un descanso.

Para la mayoría de propietarios de pequeñas empresas, eso no es una opción. Por supuesto que preferirías estar de vacaciones en las Islas Fiji durante un par de semanas pero tienes responsabilidades que no se pueden descuidar.  El agotamiento es desgraciadamente muy común entre los empresarios. Después de meses o años de esfuerzo constante, es natural que comiences a sentirte agotado o frustrado con tu negocio. Pero si deseas evitar o mitigar ese agotamiento y permanecer interesado en tu trabajo, prueba estas estrategias a largo plazo:

—>  Fíjate expectativas realistas.

El agotamiento es producto de la fatiga y / o la decepción. La fatiga tiende a ocurrir cuando se trabaja durante demasiado tiempo sin resultados satisfactorios, y la decepción suele llegar cuando la realidad no alcanza tus esperanzas. Ambas son productos de establecer expectativas elevadas o poco realistas para ti mismo.

Por ejemplo, si se dice que tu producto debe lanzarse antes de fin de mes (cuando tres meses es más razonable), podrías agotarte apresurándote para hacer las cosas. Si se dice que tendrá un gran éxito en el primer año (cuando tres años es más razonable), te sentirás agotado cuando no se cumpla tu objetivo a pesar de tu arduo trabajo.

La solución es establecer expectativas más conservadoras para ti y tu negocio, en términos de objetivos, esperanzas, tareas diarias y todo lo que se encuentre en medio.

—>  Establece limites.

Ser emprendedor es una opción tanto de estilo de vida como profesional. Cuando te conviertes en empresario, las líneas entre tu vida laboral y tu vida personal se difuminan. No hay nada intrínsecamente malo en esto, y algunas personas realmente funcionan mejor con esta configuración, pero si quieres evitar el agotamiento a largo plazo, necesitarás establecer límites reales para ti mismo.
Los detalles de esos límites dependen de ti: es posible que no recibas llamadas relacionadas con el trabajo después de las 7de la tarde de lunes a viernes, o que solo trabajes un número determinado de horas durante el fin de semana. Independientemente de los límites que establezcas, que sean firmes y conocidos.

—>  Cambia tu rutina.

Como con cualquier trabajo, el agotamiento se puede establecer como un producto de una rutina predecible. En general, los empresarios usan tantos sombreros y manejan porciones de tantas responsabilidades que una rutina repetitiva y predecible no es un problema; aún así, enfrentar el mismo desafío o tratar con las mismas personas de manera regular puede tener un efecto negativo en ti. Afortunadamente, tienes mucha libertad como empresario.
Si te encuentras odiando cierto tipo de tarea, delégalo a otra persona. Si necesitas un cambio de escenario, intenta trabajar en un lugar público o  desde tu casa en lugar de la oficina. Añade variedad en tu trabajo diario donde puedas encontrarla, y no tengas miedo de reclutar a tus socios y empleados para que te ayuden a dividir el trabajo.

—>  Recuerda por qué empezaste.

Es fácil perder de vista tus motivaciones originales cuando comienza el agotamiento, pero recordar esas razones puede ser justo lo que necesitas para superar los momentos más difíciles que enfrentarás a lo largo de tu viaje.

Por ejemplo, si te convertiste en empresario por el horario flexible, tómate unos días para experimentar con el lujo de un horario abierto. Si te convertiste en emprendedor  porque querías decidir por ti mismo, toma decisiones pequeñas pero importantes que no podría decidir en otro lugar, como volver a decorar tu oficina o dejar que todos tus empleados se vayan a casa temprano.

—>  Tómate tiempo libre.

Esta es la forma más poderosa de evitar el agotamiento, y es la que la mayoría de los empresarios no ven. Porque te apasiona tu trabajo o te comprometes con tus objetivos, te atrae una cultura que te obliga a trabajar demasiadas horas al día y muchos días a la semana. Tomate fines de semana reales fuera del trabajo. Vete de vacaciones.

No tienes excusa: si no haces descansos reales, tu agotamiento es inevitable.

Si puedes emplear estas estrategias de manera consistente a lo largo de tu viaje como empresario, deberías lograr evitar el agotamiento, o al menos sus peores efectos. Todos los empresarios se enfrentarán a pruebas y desafíos casi constantes, pero los empresarios exitosos resistirán la tormenta y saldrán victoriosos.

Mantente firme ante la adversidad, sé lo suficientemente flexible como para adaptarte a las nuevas circunstancias y no habrá nada que te impida tener éxito.

¿Necesitas una asistente virtual?  Entonces, echa un vistazo a mis planes y precios.

Descarga mi ebook gratis ahora

Responsable: Valérie Calveyrac
Finalidad de los datos: Enviarte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España)
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Dime dónde quieres que te envie tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

No te vayas sin tu regalo

Responsable: Valérie Calveyrac.
Finalidad de los datos: Darte información.
Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comunicarte conmigo.
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Profesional Hosting (España).
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.