20 hábitos que debes matar si quieres ser más productivo

¿Qué se necesita para tener éxito?

A la gente le encanta representar el éxito como una sola meta colosal; Una montaña que tienen que superar. Pero la verdad es que la cima de la montaña ni siquiera existe si no puedes tener éxito en las pequeñas tareas que están justo frente a ti. El éxito es el resultado de avanzar  paso a paso todos los días, año tras año.

Se dice que el éxito es el encuentro entre la preparación y la oportunidad. Pero para llegar allí, es necesario establecer algunas reglas básicas. Esto significa que para tener éxito, debes estar menos centrado en el trofeo final y mucho más intencional con la forma en que pasas tu tiempo en este momento.

Antes de establecer una rutina y construir las prácticas que te llevarán al éxito, necesitas eliminar los malos hábitos ahora mismo si deseas alcanzar el resultado deseado. En pocas palabras, un ritual o hábito es una forma consistente de hacer algo. Tienes un ritual matutino, un ritual vespertino , un ritual de fin de semana y muchos otros.

El problema es que, si no tienes cuidado con tus rituales, pueden convertirse en asesinos de productividad. ¿Comprobar Facebook o correo electrónico es parte de tu ritual matutino? ¿Activar Skype es parte de tu ritual de trabajo? Las distracciones como estas pueden convertir incluso tus mejores intenciones en horas de tiempo perdido.
Echa un vistazo a tus rituales. Lleva un registro de lo que estás haciendo que no deberías hacer o que deberías trasladar a otro momento de tu día. Haz que tus rituales sean más eficientes y automáticamente harás más.

A continuación, veremos algunas de las fuentes más comunes de problemas de productividad que los emprendedores como yo afrontamos a diario, así como lo que puede hacer para superarlos.

—> 1. Ser inactivo.

El emprendedor exitoso no se queda sentado sin hacer nada. Nunca toleraría la inercia, ni se permitiría quedarse en su zona de confort. Está  constantemente luchando hacia algo. Una persona exitosas rara vez se aburre, porque siempre está explorando algo nuevo. El empresario de exito sabe que el tiempo es el recurso más valioso que tienen porque no es renovable. La vida es demasiado corta como para desperdiciarla en la inacción o ser un adicto a la televisión. Los verdaderos líderes se centran en lo que pueden hacer en este momento y en cómo pueden seguir avanzando.

—> 2. Ser negativo.

Aquellos que están enfocados en lograr el éxito no pierden el tiempo en quejarse o lloriquear y no teleran la negatividad de los demás. El emprendedore exitoso evita la negatividad porque sabe que solo le frenariá a largo plazo. Quejarse no tiene sentido a menos que realmente hagas algo al respecto. Si no te gusta algo, encuentra la manera de cambiarlo. Toma el control de una situación y encuentra una solución alternativa. La negatividad solo desperdicia el tiempo y crea un ambiente tóxico, ninguno de los cuales es constructivo.

—> 3. Ser deshonesto.

Las personas exitosas entienden la importancia de vivir una vida honesta y auténtica. La deshonestidad nubla la realidad y el juicio y, en última instancia, impide tu capacidad para tomar buenas decisiones. dicho de otro modo, la deshonestidad es a menudo una sucesión de pequeños compromisos que eventualmente causan que devalúes aquellas cosas que aprecias.

Esto va de la mano conla negativa a tolerar situaciones o personas que comprometen tu integridad. Cuando vives con la integridad comprometida, o permites que personas en tu vida o negocio tengan prácticas cuestionables o falta de ética empresarial, puede ir mermando tu autoestima y aruinar tus principios.

—> 4. Ser un despilfarrador.

Los holgazanes nunca tienen éxito. Pierden tiempo, dinero y energía. Se requiere mucho trabajo a largo plazo para lograr el éxito. No hay espacio para prácticas indisciplinadas o derrochadoras. Los hábitos poco saludables te pesarán y finalmente aumentarán tu nivel de estrés. Las personas exitosas evitan prácticas descuidadas, extravagantes o destructivas, porque saben que con tales hábitos, desperdician valiosos recursos.

Limpia el desorden, organízate y solo mantén las cosas que usas. te sentirás más capacitado, lúcido y enérgico si practicas hábitos saludables , como comer bien, dormir lo suficiente y mantener organizado tu espacio de trabajo y tu vivienda.

—> 5. Saltarse los descansos para hacer más.

Cuando trabajas más, haces más, ¿verdad? (Pregunta de truco. Es 100 por ciento incorrecto.)

Como Cal Newport demuestra en su libro  Trabajo profundoReglas para el éxito enfocado en un mundo distraído, las cosas que se hacen son iguales al tiempo empleado, menos la intensidad del trabajo.

Por lo tanto, si pasa 10 horas haciendo cosas a una intensidad de 2, obtendrá el mismo resultado que si pasara 2 horas haciendo cosas a una intensidad de 10. Es un concepto sorprendente. En una cuarta parte del tiempo, lograste lo mismo. La clave para lograr más es aumentar tu intensidad.

Para acostumbrarte, puedes seguir la  técnica de Pomodoro. Trabaja ininterrumpidamente en una sola tarea durante 25 minutos y luego haz un descanso de 5 minutos. Después de cuatro ciclos, puede hacer un descanso más largo. Es uno de los pasos que me ha ayudado a desarrollar mi negocio.

—> 6. Tratar de tener éxito en varias cosas a la vez.

Aquí es donde la mayoría de las personas tienden a perder el enfoque. Todos deseamos ser exitosos en muchos aspectos de la vida: crear negocios para múltiples mercados, ser un atleta, viajar por el mundo, etc.

Si sigues demasiadas oportunidades al mismo tiempo, te estás preparando para quedarte limitado en más de un sentido. Es mejor identificar una cosa que te ayudará a lograr otros objetivos y concentrar toda tu energía en ese catalizador para el cambio. Cuando tengas éxito, reduce el tiempo que dedicas a esa búsqueda y redirige esas horas o incluso minutos hacia otros caminos.

¿La mejor parte? Puedes aprovechar tu éxito inicial para  tratar de alcanzar otros hitos. Por ejemplo, si desarrollas ese negocio en el que has estado pensando y obtienes un beneficio constante, puede utilizar este éxito y parte del capital para impulsar otros ideas, que darán sus frutos  dos veces más rápido que tu primera empresa. O utiliza tus ingresos netos para viajar por el mundo sin preocuparte por el flujo de efectivo o por la necesidad de dedicar todo tu tiempo en cuidar de tu negocio.

—> 7. Revisar las redes sociales durante tu jornada laboral.

Las plataformas de medios sociales son maestros en hacer que te quedes allí. Perderse en Facebook puede ser divertido, pero es contraproducente durante el día, especialmente mientras intentas crear esa presentación para tus inversores.

Ahora que estamos hblando de ello , desactiva las notificaciones en tu teléfono también. Puedes consultar tusredes sociles en tu descanso.

—> 8. Ser multitarea.

La ciencia nos dice que solo el 2 por ciento de nosotros puede realizar múltiples tareas . Así que no lo pruebes. Trata de hacer esto en su lugar: cuando intentes sacar algo de tu lista de tareas pendientes, cierra todos los navegadores y aplicaciones en tu pantalla, excepto las que necesites.

De lo contrario, recibirás notificaciones de solicitudes de LinkedIn, publicaciones de Facebook Live y tweets, y demas. Una corriente interminable de distracciones. Así que apaga todo excepto el programa que necesitas, y finalmente haz las cosas.

—> 9. Compararte con todos

Nunca  ganarás a este juego. Siempre habrá alguien más listo, con mejor aspecto, más rico y aparentemente más feliz. Siempre. Céntrate en ti mismo, tu forma de pensar, tu salud, el tu forma de ser y ganarás.

—> 10. Ser reactivo en lugar de proactivo.

Tus días no pueden ser dictados por lo que te viene. Siempre habrá otra reunión, otro incendio para apagar u otra tarea que atender. Estas cargas cotidianas no deben atascarse hasta el punto de que se tornen invisibles. Más bien, sopesa siempre tus opciones y considera cuál es tu mejor curso de acción. Si todo lo que estás haciendo es reaccionar, estás en un barco que se hunde, tan ocupado en rescatarte que no tienes ni tiempo para remar.

No culpes a las circunstancias o condiciones de mermar tus objetivos. Las cosas siempre surgen, y tendrás que lidiar con ellas. Tienes que tomar decisiones conscientes sobre lo que estás haciendo en lugar de nadar de una cosa a otra. Conoce tus metas para cada día y deja que te guíen. Cuida de todo lo demás lo mejor que puedas, pero debes reconocer que tienes que ser consciente de tu propósito y proceder con cautela.

—> 11. Aparecer tarde.

Todos nos retrasamos a veces. Sucede. Pero a nadie le gusta estar constantemente esperando. Es improductivo, descortés y establece el tono equivocado. Das una imagen de persona desorganizada  e incompetente, a las antípodas de lo que deseas proyectar.

Podrías programar una alarma en tu móvil para recordarte que debes acudir a tu cita o reunión. Resiste la tentación de incluir alguna cosa más en tu agenda. En su lugar, cultiva el hábito de aparecer 15 minutos antes. Vivimos en una época en la que podemos trabajar desde nuestros dispositivos móviles. En el peor de los casos, siempre puedes ocupar esos 15 minutos respondiendo  a los correos electrónicos.

—> 12. Programar cada segundo de tu día.

Esto puede parecer un contrasentido, pero si deseas comenzar a mejorar tu productividad, debes dejar de programar cada segundo de tu día. Las personas disfrutan el proceso de establecer su calendario y la fugaz sensación de logro que conlleva. Pero si programas  demasiado, terminará odiando tus días de trabajo.

No solo eso, sino que cuando se presenta una emergencia o no tienes la energía para terminar el trabajo restante, perderás la pista de tu día, será un desastre, y no lograrás casi nada de  todo lo que te propones completar.

Opta por un método más simple, como elegir seis tareas importantes que desees terminar antes de irte a dormir. Cuando te despiertes, crea un esquema simple para las cosas que deseas lograr, pero no se atengas demasiado a la programación.

Escucha lo que tu cuerpo te está diciendo. Mantente atento a las tareas más importantes, y no te olvides de  desayunar.

—> 13. Culpar a los demás por tus errores.

Nada engendra el fracaso más rápido que la culpa, especialmente en un entorno de equipo. Culpar a los demás es un mal hábito que con demasiada frecuencia es recogido por otros y se vuelve destructivo. Tan pronto como un líder de equipo lo hace, los líderes secundarios sienten que está bien hacerlo también.

La culpa es un virus. Esencialmente, estás transfiriendo tu sentimiento de culpa o incompetencia a otra persona. Este hábito puede arruinar a un equipo o una empresa desde adentro, ya que permite que el problema inicial se desarrolle. Si no aceptas tus errores, nunca aprenderás las lecciones importantes que pueden prevenir errores futuros y conducir al crecimiento de la empresa.

Puedes poner fin a la propagación de la culpa simplemente siendo dueño de tus errores. Puede ser doloroso admitir que te has equivocado. Pero al adoptar hacerlo, te  ganarás el respeto de la gente.

—> 14. Decir sí a demasiadas cosas.

A algunos empresarios les resulta difícil decir no a las cosas, lo que termina causando un terrible caos en sus vidas. Cuando dices que sí a las cosas que realmente no quieres hacer, o que no tienes tiempo para hacerlo, no le estás haciendo un favor a nadie.

Si deja que las obligaciones gobiernen tu vida se propaguen demasiado, terminarás malhumorado, agotado y serás constantemente improductivo. Solo desperdicias y devalúas tu tiempo y desperdicias el de la persona que espera de que cumplas con tu palabra. Aprende a decir simplemente no.

—> 15. Buscar la aprobación de los demas.

Tan pronto como comiences a tomar decisiones por una necesidad de aceptación, en lugar de hacer lo correcto o lo que le da más valor a las personas, vas derecho al fracaso. La validación es fugaz y en realidad no te lleva a ningún sitio.

Si tu deseo de ser visto como una persona de éxito supera tu hambre para alcanzar este éxito, ya puedes hacer tus maletas y largarte. El éxito no siempre viene con la aprobación de quienes te rodean. Debes fiarte de tu instinto, de de lo que piensan otros. Muchos desaprobarán lo que estés haciendo  con tal de fastidiarte. No olvides que nunca llueve a gusto de todos.

Algunas de las personas más exitosas pasan olímpicamente del reconocimiento porque están más motivadas por su propio sentido de propósito que por lo que los demás piensan de ellas.

A largo plazo, saber que ha alcanzado tus metas y has hecho todo lo posible debería brindarte todo el sentido de realización y validación que necesitas.

—> 16. Dejar que tus errores se interpongan en el camino de tus triunfos futuros.

No dejes que lo que ha sucedido antes condicione lo que aún no ha sucedido. Ciertamente, deberías tomarte el tiempo para reflexionar y aprender de tus errores. Pero no permitas que el miedo al fracaso te detengas o dicte tu proceder. Y, lo más importante de todo, no te alejes de las oportunidades solo porque fracasaste antes.

Si caminas constantemente a la sombra de tus dudas, nunca entrarás a la luz del sol. Deja ir tu pasado y camina hacia tu futuro. Creer en ti mismo es el primer paso en el camino hacia el éxito.

—> 17. Gastar de más o de menos.

Estemos hablando de finanzas personales o de las finanzas de una empresa, la responsabilidad fiscal es una base que toda persona necesita dominar. Es un horrible  hábito comenzar a gastar dinero que no tienes, y un hábito aún peor tomar decisiones basadas en dinero que aún no está en el banco.

Ser incapaz de ahorrar, te hundirá a largo plazo. ¿Qué sucede si pierdes tu empresa, tu trabajo o alguien a quien cuidas se pone enfermo y no puedes trabajar? Recuerda, los días negros  están a la vuelta de la esquina.

El bienestar financiero te brinda la posibilidad de aprovechar las oportunidades y te da una sensación de seguridad financiera. ¿Por qué gastar estúpidamente tu energía en preocuparte por cómo pagarás tus facturas? Si gastas demasiado y no  ahorras, te estás preparando para un estilo de vida de agobiado y ansiedad en el que tu necesidad constante de dinero engullirá tus sueños y tu deseo de alcanzar tus metas en la vida.

—> 18. Pensar que ya sabes la respuesta.

No dejes que tu ego mate tus oportunidades. Muchos empresarios fracasan simplemente porque no saben lo que no saben. Entran en una nueva industria o crean una empresa con la confianza de que ya lo tienen todo resuelto. Esta actitud, sin embargo, tiende a ser una vía rápida hacia el fracaso.

No dejes que tu arrogancia se interponga en tu camino. Creer que siempre tienes la respuesta correcta significa que dejarás de hacer preguntas y, a la larga, eso es peligroso y limitante. Menos hablar y más escuchar.

—> 19. Posponer tu salud personal.

¿Te suenan las excusas: “Iré al gimnasio por la mañana“. “Comenzaré a comer mejor mañana“. “Me pondré a dormir cuando termine este proyecto“?

El problema es que seguimos postergando nuestros objetivos. Y antes de que nos demos cuenta, hemos desarrollado un hábito poco saludable y muy perjudicial.  Así que deja de meterte  en el modo de lo haré mañana, o dicho de otro modo, deja de perder el tiempo y toma el control de tu salud hoy. Tu cuerpo te lo agradecerá y tendrás una vida mas longeva.

—> 20. No recompensarte a ti mismo.

¿De qué manera recompensarse uno mismo aumenta la productividad? Te inspira a mantener ese nivel de intensidad. Y si deseas hacer más, necesita obtener más recompensas.

Cuando haya realizado dos horas de trabajo de alta intensidad, recompénsate con algo simple, como un chocolate, por ejemplo. Incluso puedes programar tiempo libre en tu calendario para disfrutar de estas pequeñas recompensas. Sé que suena increíble, pero confía en mí cuando digo que es muy importante tomarse el tiempo para saborear  estos pequeños momentos. Si no lo haces, te quemarás rápidamente. Programar las recompensas por adelantado no solo evita que llegues al punto crítico, sino que también te ayuda a centrarte en la tarea en cuestión. Sabes que te has asignado tiempo para hacer el trabajo y sabes que pronto disfrutarás de una recompensa ganada con tanto esfuerzo. Te lo has ganado. Saboréala.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies